Jennifer Lawrence se siente cómoda grabando escenas desnuda

La actriz Jennifer Lawrence es protagonista de Gorrión Rojo (Red Sparrow en EEUU), la película de Francis Lawrence (director también de Los juegos del hambre), que trata sobre una seductora bailarina rusa que es reclutada por una organización de espías que le ha brindado la oportunidad de vivir una nueva faceta interpretativa.

Desde que, en 2014, se convirtió en una de las víctimas de hackeo masivo de cuentas de iCloud en Hollywood que acabó con fotografías íntimas de muchas celebridades publicadas en 4Chan, decidió no aceptar ningún papel o personaje que tuviera una marcada naturaleza sexual, pero al leer el papel que debía interpretar no pudo evitar cambiar de opinión.
Y, lejos de lo que ella creía, grabar escenas desnuda no le resultaron nada desagradables, según lo expresó en una conversación con el portal ‘Entertainment Tonight’:

“Hay una escena en la película donde tu peor pesadilla de la escuela se hace realidad: estás desnudo en un salón lleno de gente. Y, aunque esto se hizo realidad para mi, no fue tan malo. Todos me hacían sentir tan cómoda que cuando acababa de grabar, me acercaban la bata y les decía que no la quería, que tenía calor… Y que quería ir a comer. Así que creo que acabé haciéndolos sentir incómodos a ellos.”

Para Jennifer, más difícil que las escenas con poca ropa resultó ser poner acento ruso en inglés e incluso aprender a bailar. Aunque estuvo cuatro meses intentando aprender ballet reconoce que se sentía ridícula y alaba la labor de los dobles que se utilizaron para las escenas de baile que no pudo aprender. Lawrence añade que le sirvió estar en clases para estudiar al personaje y para descubrir la disciplina que requiere el ballet.

Mira el tráiler de este nuevo film que se estrena el 2 de marzo: