La película favorita de los Oscar acusada de plagio en dos ocasiones

El último film del director Guillermo del Toro, “La forma del agua”, es uno de los estrenos más esperados del 2018 y, sin todavía haberse estrenado en muchos países, (lo hará en Argentina el próximo 22 de febrero) no deja de recibir ovaciones: Fue nominada a los Oscar 2018 en trece ocasiones (a la Mejor Película y Mejor director, entre otros), tiene siete nominaciones a los Globos de Oro (de los que se llevó el premio al Mejor Director y la Mejor Banda Sonora) y doce a los BAFTA.
Pero, esta interesante película de drama y fantasía sobrenatural que está en los cines estadounidenses desde el pasado 1 de diciembre, ya ha recibido uno de los peores golpes que pueden existir en el mundo de los largometrajes: se la acusa de plagio. No una, sino en dos ocasiones.

En la última oportunidad, se acusa al cineasta mexicano de haber llevado al cine una de las obras de teatro escritas por Paul Zindel. Su hijo, David, publicó en exclusiva para el periódico «The Guardian» que «Let me hear your whisper» (ideada por el escritor en 1969) es la obra en la que se basó del Toro para escribir «La forma del agua». Y comenta que están “muy sorprendidos de que una de las ‘majors’ [producida por Fox] pueda hacer una película que está tan claramente inspirada en un trabajo de su padre, sin que nadie así lo reconozca ni nos haya preguntado por los derechos”.
Entre las similitudes, «Let me hear your whisper», que se adaptó en un film para la pequeña pequeña pantalla, cuenta la historia de una vigilante de laboratorio científico que se siente atraída por un delfín del centro en el que trabaja al que después intenta liberar. Por su parte, “La sombra del agua”, narra la trama de una joven muda que trabaja como conserje de un laboratorio y se enamora de un hombre anfibio que se encuentra recluido en él. En ambas historias, las protagonistas encuentran ayuda en una compañera de trabajo.
Desde Fox, han negado al periódico británico las acusaciones del hijo de Zindel y aseguran que la película parte de una idea original de Del toro. Pero, estas acusaciones, al venir del propio progenitor del fallecido escritor han tenido mucha relevancia en el mundo del espectáculo.

Por otra parte, la primera acusación de plagio que recibió esta nueva película, fue causada por un cortometraje del director Marc S. Nollkaemper que trata sobre un ser acuático que es capturado y llevado a una instalación militar, de la que es rescatado por una mujer encargada de la limpieza. Pero, en este sentido, el director neerlandés dio fin a la polémica cuando se lo entrevistó para el medio mexicano «Life & Style» y afirmó que solo se trata de una “feliz coincidencia”, considerando que ambos productos son “totalmente distintos” y que tienen “diferentes fuentes de inspiración”, a pesar de que hay cosas “que se alinean” en ambas películas. Por su parte, la «Academia de Cine Holandesa», emitió un comunicado donde señala que ambas películas tienen “identidades diferentes” y que “es inconcebible ver entre ambas alguna relación”.

Guillermo del Toro es acusado de plagio

Por su parte, del Toro, también quiso defenderse de la polémica surgida con el cortometraje neerlandés y en una entrevista con el diario mexicano «Excélsior» señaló que está “muy tranquilo” y que es “infinitamente transparente”. Contó que la historia se la compró a un escritor que se llama Daniel Kraus en diciembre de 2011 y que esa historia se trataba de “una mujer que hace el aseo en un laboratorio súper secreto del gobierno y se encuentra con una criatura anfibia humanoide y le ayuda a escapar”. “Tengo 25 años de carrera y, de hecho, celebro las influencias que tengo y cómo se transforman cuando las aplico a mi cine, pero este no es el caso”, añade, por último, al medio escrito. Guillermo defiende que la película sigue la misma línea que muchos de sus relatos fantásticos como «El espinazo del diablo», «Hellboy» o «El laberinto del Fauno».
Solo queda estar pendientes para ver cómo se resuelve la polémica surgida por las acusaciones de Zindel, cuya actitud no es del todo reconciliadora como ocurrió con el escritor neelandés.